martes, 4 de agosto de 2015

Se dice...


Se dice que "los polos opuestos se atraen" e incluso que "es lo que hay en común lo que se atrae", o que "lo afín atrae a lo afín". No sé, solamente sé que en mi experiencia de vida lo afín reúne a lo afín. Vaya bendición de vida, si así puede llamársele, de encontrarme con personas de gran dedicación, disciplina, determinación, trabajadoras, congruentes, consistentes, coherentes, insistentes, graciosas, ejemplares, geniales, de maravilloso humor, saludables, sanas, soñadoras, especiales, resistentes, visionarias, justas, equitativas, de valores y principios noblemente genuinos, realistas aunque también románticas sin caer en utopías, trascendentes, evolutivas, dulces, cariñosas, afectivas, entretenidas, maravillosas, geniales (sí, súper geniales), divagadoras de vida, bohemias, cultas, también eruditas y encima de confianza, que no juzgan, que abrazan y acompañan, en ese aspecto de compañerismo, de lucha, de ser mejor de que lo que ayer fueron, que saben que serán mejor de lo que son hoy, en sus "yo" de eterno crecimiento, aprendizaje, compartir y enseñanza, de tantas lecciones, de tanta vida, de tan saludable vida. Son justas.

Hay personas así, que me son esa parte neta y crudamente hermosa de vida. 

Estas personas tan amigas de alma, mente y corazón, se convertirán en amigos tal cual, cuando se conozcan, en todas esas implicaciones sanas, saludables, de respirar y vivir. Tan cercanas y especiales son, que me rescatan cuando la fotografía no me rescata de mí mismo. La realidad es que solamente lo hacen por existir, ser y estar, en mi corazón. Así, sin decir nada, solamente con su existir en mí. Lo demás, es otro tipo de lecciones de vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios: