lunes, 14 de septiembre de 2015

¿Al lado del camino?



Hace un tiempo, alguien me preguntó cómo describirla, sí, a Lore, Lorena Castillo. No sé cómo describirla porque no es fácil hacerlo, porque la realidad es que no soy escritor, solo un simple y sencillo ser humano, ex-biólogo, apasionado por la fotografía... No sé cómo describir a esas personas queridas de corazón a corazón. Lo que sí sé es que cada persona, de esta cercanía, tiene algo tan particularmente especial, que simplemente me resulta genuinamente saludable.


Después de años de conocernos con Lorena, fue en el Sitio Arqueológico El Perú-Waka' en el que más nos conocimos. Esos años en ese proyecto arqueológico me resultaron en una buena dosis de vida, a tal punto que también llegué a conocer a varias otras personas muy especiales, que también les tengo un aprecio especial. En esos caminos, ciertamente, ha habido buen acompañamiento de tanta vida, tanto compartir.


A lo largo de tantos caminos, pese a los más ajetreados y dolorosos, Lore siempre me acompañó, siempre solidaria. Tan solidaria es ella, y tan despistada a veces, que de tanto cariño no se da cuenta cuando a veces hay personas destructivas a su alrededor. En su vida normal, siempre está atenta y llega a ser de lo más visionaria de cualquier patrón de conducta, sea constructiva o destructiva de quien sea. Ella, Esperanza, María José y Luis Pedro tienen esta similitud.


Allí siguió ella, incluso en los momentos en los que yo no identificaba situaciones que me pudieran ser destructivas, pero sobre todo cuando sin siquiera yo pedirlo, como amiga y/o hermana de vida, me cobijó. Dentro de tantas anécdotas, hay una en la que recuerdo llamarla desde Antigua Guatemala y comunicarle que me urgía ir a Petén, específicamente a Ni'tun. Me dijo, venite. Yo le pregunté si podía viajar en ese preciso momento y su respuesta inmediata fue: venite. Varias situaciones así de emergencia de vida y corazón, en son de paz y compañerismo, su respuesta siempre ha sido "venite". En otras ocasiones ha sido, "¿Realmente tenés que irte?"

La primera vez que pasé tanto tiempo en Ni'tun, tuvo una duración de alrededor de tres meses, cuando supuestamente iba a estar yo únicamente una semana. La segunda vez que llegué a Ni'tun fue supuestamente por mes y medio, en Julio del 2012, sigo acá. Esta segunda vez ha sido tan elástica gracias a su solidaridad, que en tanto de ella, tengo y he tenido hasta sobrinos, mis ahijados.



Hay tanto que no sé cómo describir, hay tanto que muy pocas personas realmente pueden llegar a comprender de tan querida y adorada amistad. Lo que sé es que hay personas geniales, maravillosas, dulces, queridas, entretenidas, sumamente inteligentes, de hermoso corazón, que no sé cómo describir esta amistad... Solo sé que quedo agradecido porque es una de esas poquísimas personas que es amiga de corazón a corazón.


Mi reto, entre varios, es un fotolibro sobre lo que Lorena ha sido en mi vida, así como otras pocas y contadas personas, que ojalá en su momento se me vengan algo de palabras y los respectivos retos fotográficos en honor a ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios: