miércoles, 2 de diciembre de 2015

Sobre constantes agradecimientos...

Desde hace varios días he venido observando los diferentes patrones de abandono de los cuales he sido testigo de una u otra forma, incluso de sus secuelas. En algunos casos el abandonado he sido yo, en muchos otros casos, personas, animales, plantas, etc... Tantos casos han sido los observados, incluso cuando la vida abandona, así como cuando la muerte abandona.

La constancia de las amistades saludables son esenciales y fundamentales en cada caso, pero cuando hay personas que carecen de esto, no tengo idea de qué puedan andar sintiendo, si es que sienten algo. Pero, sí que la hermandad y la cercanía de corazón a corazón son valiosas incluso en la armoniosa soledad, porque todo esto también ayuda en fortalecer el yo, sin inflarlo, ni nada similar.

El aprendizaje en la soledad siempre me sorprende, porque incluso me fue una catalizadora de lo que me es la fotografía. Al final, sé que no me basta estar agradecido con esas pocas y ejemplares personas, como bien saben que lo son cuando logro recordar expresarles lo siguiente: gracias siempre por ser y estar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios: