lunes, 19 de octubre de 2015

De clara paz...

Alguna vez se me ocurrió decirle a alguien que para vivir esta paz, realmente tendría que aprender muchas cosas, aparte de que habría que nutrir muchas otras cosas entre nosotros. No hubo trascendencia alguna.

Pasan los años y en varias ocasiones volvió a surgir eso de que si realmente querían vivir esta paz, obviamente tendrían que suceder varias dinámicas en las que el aprendizaje era esencial. En cada caso, realmente inesperado, no hubo trascendencia alguna. Errores de vida y de corazón, pese a haber observado esos patrones que indicaban lo que realmente iba a suceder. Al observar introspectivamente el pasado, el del error fundamental, por rescatista, he sido yo, porque cuando no fui yo el de los errores, se dieron situaciones claramente hermosas...