miércoles, 26 de octubre de 2016

Aún, esperanza...


En ese misterio del tiempo y espacio, así como del tiempo y espacio de la vida y la muerte sé que en estos momentos no puedo estar a tu lado, acompañándote en el dolor. Con cada centímetro de distancia, que me parece un infinito océano, te acompaño. Y, en el fondo, no es de océanos, es simple y sencillamente de estar, así, justamente contigo, como en tantas veces has estado conmigo, también, así lamentablemente a distancia, acompañándome. Quisiera estar allá, en el frente a frente, acompañándote, en el ser y estar, y porque aún hay Esperanza.

Te acompaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios: