jueves, 24 de septiembre de 2015

De poemas nunca escritos, pero fotografiados...

Alguna vez escribí un poema, ha sido el único que he escrito en toda mi vida. Lo tuve que desechar en un intento de ser recíproco en lo que mi corazón fue desechado. Después de ese suceso en mi vida, recordé que en realidad mi idioma no son las letras, aunque a veces se me salen.

Mi realidad es algo en función de lo que trato de expresar a través de alguna foto, aunque la mayoría de las veces solo me resultan de significado en la constante observación interna. La observación y el aprendizaje, al menos hoy en día, aún siguen... Cuando me sienta estancado, como lo dijo alguien, si no se me ocurre nada, le consultaré a un niño, que ojalá sea mi niño interno, de lo contrario será a tantos otros niños.