viernes, 11 de septiembre de 2015

Del 2009 y...


El 2009 me representó varias dinámicas nuevas, dado que en algún momento hasta resulto mudándome a la Ciudad de La Antigua Guatemala. Hubo alguien que intentó presentarme a varios de los aspectos que La Antigua puede ofrecer, pero no fue hasta re-encontrarnos con Rudy Girón que esa maravillosa y loca ciudad se me presentó en una gran diversidad de dinámicas, algunas de las cuales no me siento orgulloso, aunque también tengo un ameno y querido orgullo a lo bueno que me dejó esa ciudad en los dos años y medio que viví allá. Parte de esos orgullos de buen sabor de corazón, es que lo que intentó hacer Rudy conmigo siempre fue con toques de dosis amenas, porque hasta sus sermones me resultaban así. Sí que puede llegar a ser algo excéntrico, pero es alguien que no solo ama a este complicado país, también La Antigua.

Sigue él, en esas luchas por resaltar tanto de La Antigua, que en aquel momento en sus luchas resultó ser uno de los tres fundadores de lo que es el Club Fotográfico de Antigua. Tan así fue, que me asignaron algo así como entre los primeros diez de los socios. Culpo un poco a Rudy por querer ayudarme en resaltar mi fotografía, también por dejarme, pero sobre todo lo culpo por dejarme una buena dosis de buen colega, amigo loco, con también una amiga que no me imaginé que llegáramos a ser tan cercanos. Es esa confianza de hablar de vida, tanto como de muerte, como de fotografía y mucho más, aún sigue presente en sus luchas. Así Rudy, has de seguir adelante, porque en estos momentos si paras, me concederás el permiso, con tu consentimiento, de sermonearte. No pares, porque la vida es siempre cambiante, siempre dinámica, siempre.