domingo, 6 de septiembre de 2015

Obi, un perro...


Obi fue mi ex-perro, cual hijo, resultado de adoptarlo con una ex-novia. Cuando la relación terminó, también me quedé sin volver a ver a Obi. La causa general de ruptura de aquella relación, se llegó a divulgar de tantas formas, que parecía noticia espontánea al estilo de lo que le llaman "el bejuco volador". Se me hace que las redes sociales en aquel momento no eran tan eficaces con noticias de esta naturaleza. Pasan los años y, aunque yo soy el responsable de finalizar aquellas relaciones, muchas cosas siempre salen a luz con ese paso del tiempo.

Obi murió en algún momento de Julio de este año. Sí, ciertamente fue en Junio del 2006 la última vez que lo vi. Supe que tuvo una buena vida, sé también que tuvo una buena muerte.