miércoles, 9 de septiembre de 2015

De plenitudes...


En estas últimas dos semanas, quizás un poco más, quizás un poco menos, en lo que sigo en una especie de recuento de daños, por qué se dieron, para qué se dieron y cómo se dieron en diferentes momentos en mi vida, en lo que me resulta este día, este hoy, de tanta reflexión, de tanta introspección, apenas se me ocurre dedicarle una foto de una hermosa orquídea a las personas que genuinamente son de gran, humilde y ejemplar corazón, en calidad de mi profunda, simple, humilde y sencilla gratitud, de corazón a corazón.

También les dedico un brindis, ¡salud!