miércoles, 9 de septiembre de 2015

Utopía...


Su vida me surgió como una canción sorpresiva, explosiva, de esas que uno nunca podría anticipar, ni como alguna flor que cae en la danza de un otoño que sorprende con sus colores de vida. Vi sus ojos, sus ojos vieron, vieron los míos, intercambiamos miradas, intercambiamos caricias, intercambiamos danzarnos, intercambiamos besos, intercambiamos abrazos, intercambiamos tanto... Nunca le pareció que la música nos resultara en diferencias... Intercambiamos lo que nunca se iba a intercambiar. Nunca logramos compartirnos.