sábado, 6 de febrero de 2016

De serenidad y armonía...


En la complejidad de cada tarde, porque no hay forma de que me sienta completamente despierto antes de las 11:00 am, en algunos momentos alguna siesta logra convencerme de que debo dejarme seducir por ese descanso tan saludable. La verdad, no me cuesta obedecerle a esa seducción. Se complica a veces con esos colores, esos detalles de las luces de los atardeceres en los que a veces me opongo a la siesta, quizás por supuesto capricho, quizás por nomás querer vivir esas luces.

A veces hay tanto que no se puede compartir solamente a través de una foto, porque es solamente de vivirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios: