viernes, 16 de septiembre de 2016

Entre gotas y sonidos...


Dos gotas de vino se le escaparon, una al borde de la copa, la otra por un lado de su boca. Se limpió, lentamente, con una servilleta mientras no le quitaba la mirada al horizonte, le parecía hermoso, hipnotizador. Los colores del cielo se le confundían con sus sueños, o sus sueños con el horizonte. El silencio no podía percibirse, parecía que eran demasiados los sonidos de sus sueños con los sonidos de esa selva. No era una sinfonía lo que parecía escuchar, era la selva, su selva. No sabía exactamente qué escuchaba, hasta que el sonido del beso la despertó. Al día siguiente hasta cantaron.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios: