sábado, 10 de octubre de 2015

De corrientes y caminos...

El agua corre solamente donde puede, de lo contrario se queda estancada, aunque se supone que finalmente llega al mar o a algún océano. Digo, supongo, porque es probable que puedan haber corrientes subterráneas de las cuales aún se desconoce tanto, sobre todo en esas cuevas en las que se dan.

A veces, así son los caminos, tantos por los que aún queda mucho por explorar y vivir.