martes, 17 de noviembre de 2015

Sobre observar...


El simple ejercicio de observar, de manera sistemática, es un proceso de aprendizaje para ver más allá de lo que normalmente no vemos. Esto es algo fundamental en toda disciplina científica, pues cuando se organizan las observaciones es más práctico encontrar explicaciones y/o establecer hipótesis. No sé por qué había olvidado observar patrones en personas que tengan dosis de malicia, aunque una de sus características es que son especialmente manipuladoras en cuanto a desviar la atención, no digamos en procesos de lo que usualmente llamamos "lavarse las manos" y endosar las complicaciones como si fuese alguien más la persona responsable del daño, o de los daños. Como diría un cuate, es que "encima resulta que el hijo de p·$&" soy yo". Pues algo así, expertos en manejar la culpabilidad, pero hay procesos más taimados conforme la naturaleza de las personas con malicia. A veces pienso que ese tipo es exclusivo del tipo de personas con el mecanismo autodestructivo de lo que somos, una especie invasiva y lasciva para el resto de las especies, para las cuales les resultamos una especie que se comporta como plaga. Pero, en estos casos son personas que forman una plaga para consumir a su propia especie. Aún así, hay que continuar observando, para al menos nutrir sensatamente lo saludable con las personas netamente saludables.