sábado, 20 de febrero de 2016

De luchas y superaciones...


Ciertamente tan joven y tan mujer, tan atenta y dinámica pero a la vez tan dolida, con una sonrisa noble entre el sufrir y las dificultades, retoma paso a paso, a veces con escepticismo, fuerzas en el nutrir de su luz. Respirando constantemente también lucha por conservar su juventud, su curiosidad. Se cansa a veces. Parece no tener expectativas, ni esperanzas, aunque ese aliento constante, ese latir, esa mirada, esa luz tan fuerte que aún no conoce del todo, la nutre en voluntad de vida.

A veces tiene miedos, a veces solo teme. Día a día se conoce más a sí misma, quitando de su vida a toda persona destructiva. Su corazón no deja de sentir su propia luz. Sigue creciendo esa niña a la que la vida la convirtió en mujer.