sábado, 9 de abril de 2016

De liberaciones...


La introspección no deja de continuar, reiterando lo complicado de un patriarcado que no tiene nada de saludable. El "bullying", así se le dice hoy en día, no es más que una nueva forma simplificada de tratar de comprender lo que es violentar. Me da, a veces, la impresión de que el "bullying" es nomás una esa gran simplificación de las diferentes, diversas e intensas formas de lo que implica violentar a través del patriarcado, pues a lo largo de los siglos parece implicar un maquiavelismo taimado, enfermo de dominar, imponer, reprimir, doblegar, humillar, deplorar, ridiculizar, restregar a personas en contra de otra personas. Es algo muy complejo, no fácil de ver, menos de observar. Sin embargo, he visto mucho, he vivido algo, como para al menos tener la confianza propia de poder saber de que me existen personas con quienes simple y sencillamente puedo ser yo (incluso entre mis propias complicaciones). Esto es apenas un intento de mi más profundo agradecimiento, porque mi corazón puede estar enteramente desnudo ante estas adorables personas, y lo único que siento es un abrigo proporcionado por sus corazones. ¡Vaya vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios: