lunes, 2 de mayo de 2016

De ser, estar y aprender...


Recordando una conversación con una amiga, le compartía que se me había ocurrido alguna locura en referencia a varias bromas que a veces surgen en las redes sociales:
Yo: Es una mierda ser rescatista de personas nefastas a la humanidad.
Mi consciencia: Tury, no podemos escribir eso.
Yo: el máximo misterio de la humanidad es el amor.
Ciertamente de cada uno de todos esos errores (amores, amistades, romances, falsas amistades, etc.), si pudiera regresar al pasado, no sería para evitarlos, sino para determinar si hubo algo que no aprendí de ellos. No siempre somos el resultado de nuestro pasado, se me hace más que nos influencia al "yo" lo que aprendimos de los errores pasados, por supuesto con lo demás que decidimos aprender día tras día.



Definitivamente, prefiero quedarme aprendiendo de personas saludables, incluso si quizás algunas tienen sus momentos oscuros, pero sí sé que ninguna cercana es oscura en su totalidad.

En las palabras de Bertrand Russell: "In human affairs, we can see that there are forces making for happiness, and forces making for misery. We do not know which will prevail, but to act wisely we must be aware of both." Podría traducirse así: "En las relaciones humanas podemos ver que hay fuerzas que luchan por la felicidad y fuerzas que luchan por la miseria. No sabemos cuál prevalecerá, pero para actuar sensatamente debemos estar conscientes de ambas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios: