martes, 17 de mayo de 2016

De paz y su diversidad...


La vida, a veces, sorprende con premios. A veces, esos premios, los más dignos, hermosos y honorables, son aquellas personas que tienen una determinación, una constante autocrítica de siempre mejorar, de estar, de ser, independientemente de sus luchas internas, en paz, que incluso inspiran paz y a veces la contagian a partir de esa libertad propia. Su intelecto y sabiduría son de admiración. Encima, no saben lo que violentar, pese a que se les violenta. Esas personas solo se defienden si llega a ser necesario, aunque expresan su deseo constante de justicia. Cuando hay paz, los géneros no existen. Es de seres humanos en plenitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios: